Detalles del libro

Stalingrado y yo

21,90

Trescientos mil hombres cercados. Noventa mil prisioneros de guerra. Un millón de bajas totales en los ejércitos del Eje

ISBN: 9788490609118 Categorías: ,

Las memorias del hombre que rindió Stalingrado ante el Ejército Rojo

Stalingrado fue una de las grandes campañas libradas en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial, no solo por la crudeza de la misma, que exigió a los combatientes luchar casa por casa con un terrible coste humano, sino porque además el simbolismo y mitificación de la batalla final impregnó la memoria de la guerra y marcó un punto definitivo de no retorno en la caída del Tercer Reich.

Estas son las memorias del comandante de la principal fuerza de combate que tomó parte en la batalla de Stalingrado.

Un relato extraordinario y vibrante que ofrece respuestas desde una perspectiva única y privilegiada de estos acontecimientos. Un documento histórico de gran valor para comprender la lucha por Stalingrado en su totalidad.

La presente obra no es solo una crónica detallada de primera mano sobre la batalla por parte del máximo responsable de las fuerzas de combate alemanas, sino también un vívido relato de su vida personal y militar, y sobre todo, de las circunstancias que marcaron e influenciaron a Paulus durante aquellos aciagos meses a orillas del Volga.

Friedrich Paulus, mariscal de campo al mando del 6.º Ejército durante la catástrofe de Stalingrado, es uno de los personajes más destacados de la historia bélica alemana de la Segunda Guerra Mundial.

Dirigió los designios de cientos de miles de combatientes durante la batalla y en el cerco final al que fueron sometidos por los soviéticos con terribles consecuencias.

Hecho prisionero se unió en Moscú al Comité Nacional por una Alemania Libre (Nationalkomitee Freies Deutschland), organización integrada por comunistas alemanes y mandos de la Wehrmacht que habían sido capturados, y cuyo fin era influenciar a las tropas a través de la propaganda bélica para levantarse contra el régimen nacionalsocialista.

Por estos hechos fue señalado como traidor. Finalizado su cautiverio en 1953, regresó a Alemania para instalarse en Dresde, en la RDA, donde murió enfermo cuatro años más tarde.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Stalingrado y yo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Bienvenido, si ya tienes una cuenta y no puedes ingresar por favor utiliza la opción de recuperar contraseña. Descartar